ROBERTO ALMANZA

Loco por matar
la competencia





Director y editor de El inquisidor. Él se niega a aceptar la muerte del papel, de las versiones físicas de El Inquisidor, y le ha declarado la guerra a la tecnología y la modernidad. Es un neurótico malgeniado, pero, a la vez, es bueno y paternal con sus empleados. Lleva más de treinta años con El Inquisidor y ha creado una mentira (su Frankenstein) para salvar su periódico y poner en evidencia a “la sociedad del espectáculo” en la que vivimos.


Síguenos   FacebookTwitterInstagram   Youtube