ANDRÉS ERAZO

El poeta de los muertos



Educado en valores católicos y burgueses. Cree en la escritura como su profesión. Es más bien reservado, prefiere usar el papel para comunicarse. Para él la tecnología no es la vida, pero la usa. La necesidad económica lo lleva a trabajar en el tabloide, y las ganas de escribir y de ser reconocido lo motivan a quedarse, a pesar de las circunstancias. Sufre por los recuerdos de una tragedia que lo persiguen desde hace años; recuerdos que se acentúan con su entrada a El Inquisidor.


Síguenos   FacebookTwitterInstagram   Youtube